¿Qué es el tratamiento con hilos tensores?

Los hilos tensores consiguen elevar y tensar los tejidos corporales, mejorando de manera notable la tonificación o firmeza de la piel. Este tratamiento de rejuvenecimiento corporal se aplica para combatir la flaccidez corporal en antebrazos, abdomen, cuello, muslos o incluso para elevar los glúteos.

¿Cómo se realiza el tratamiento de hilos tensores?

Este tratamiento de medicina estética corporal consiste en la implantación en la dermis profunda de unos hilos reabsorbibles y biocompatibles con el cuerpo. El procedimiento se realiza con una cánula fina o aguja para introducir y guiar los hilos e implantarlos en forma de red. Los hilos tensores quedan integrados en la dermis y actúan como soporte de los tejidos favoreciendo la producción natural de colágeno y provocando un efecto reafirmante instantáneo o efecto lifting corporal sin cirugía.

¿Cuántas sesiones son necesarias?

El tratamiento con hilos tensores se suele realizar en una sesión que dura aproximadamente 45-60 minutos. Dependiendo de la extensión corporal a tratar y si es necesario se puede repetir el procedimiento implantando más hilos hasta conseguir el efecto deseado.

¿Cuándo son visibles los resultados?

Los resultados son visibles de manera inmediata al finalizar el tratamiento, pero sus efectos van incrementando de manera progresiva mientras aumenta la producción de colágeno siendo visibles los resultados finales entorno al mes de haberse sometido al tratamiento con hilos tensores.

¿Cuánto duran los resultados?

Los hilos tensores se reabsorben de manera natural entre los 6 y 8 meses posteriores al tratamiento, pero debido a la estimulación de los fibroplastos y el aumento en la producción de colágeno y elastina hace que sus efectos se prolonguen en el tiempo una vez reabsorbidos los hilos. Los resultados pueden durar entre 12 y 18 meses.

45/60 minutos

Immediatos y mejorando progresivamente durante 1 mes

entre 12 y 18 meses

desde 350 €

Solicita más información